El albaceteño Juan Salmerón vende cara su derrota ante Saenchai

Juan Salmerón vs Saenchai

El Palau Olimpic de la Vall D’Hebron de Barcelona colgó el cartel de no hay billetes con varias semanas de antelación para la velada organizada el pasado sábado por la promotora internacional Thai Fight. Aclamado por los más de cien albaceteños que corearon su nombre, Juan Salmerón saltó al ring con la responsabilidad de ser el representante del equipo español que disputaba el combate principal de la gala, enfrentándose al considerado como el mejor luchador de Muay Thai de la historia, el tailandés Saenchai.

A diferencia de anteriores rivales con los que ha peleado Saenchai, el albaceteño trató de controlar el combate adueñándose del centro del cuadrilátero para iniciar sus acciones ofensivas con sus potentes manos. La inverosímil velocidad del tailandés y su dominio del tip neutralizaron las acometidas de Salmerón, que sorprendió a su oponente con su buen trabajo en el grappling.

El tailandés no permitió que la pelea se desarrollase en la corta distancia, tras comprobar la pegada que atesora el actual campeón de España profesional. Los golpes de Saenchai fueron encajados sin mostrar ningún signo de debilidad por parte de Salmerón, atreviéndose el cuatro veces campeón mundial a realizar su archiconocida patada vertical sólo una vez a lo largo de la pelea.

Con las puntuaciones en su contra, Juan Salmerón salió en busca de una victoria antes del límite en el tercer y último asalto, conectando varios golpes sobre la anatomía de Saenchai. El ritmo impuesto por el albaceteño hizo soñar a sus seguidores con una remontada, pero el tailandés esquivó con gran acierto la mayoría de manos lanzadas por Salmerón. Saenchai tuvo que conformarse con una trabajada victoria por puntos, teniendo que llegar a las tarjetas de los jueces para asegurarse el triunfo.

En los vestuarios, el tailandés ensalzó el potencial de Salmerón, así como reconoció haberse dado cuenta de su peligro sobre el ring al estudiar sus combates a través de vídeos. El albaceteño, que finalizó la pelea con el rostro intacto, gustó a los promotores más importantes del mundo, que ya le han realizado varias ofertas, por la valentía que demostró, combatiendo de tú a tú con el laureado Saenchai.

A sus 24 años, el de Casas de Juan Núñez se sitúa en la élite del Muay Thai mundial. El combate de Salmerón fue visto por millones de espectadores en el Sudeste Asiático, donde el evento tuvo una magnitud comparable a la de un Real Madrid-Barcelona en nuestro país.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al comentar aceptas las normas de moderación.