Opinión: La “transparencia” del Comité de Árbitros

Juan Pablo Trujillo

El Comité Técnico de Árbitros de Castilla-La Mancha tiene a gala ser el Comité más opaco y menos transparente de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha. Dirigido, “manu militari” por Fermín Sánchez-Molina desde hace 20 años, apenas da explicaciones de nada en cuanto a las decisiones que toma en su seno, y mucho menos, cuando de sanciones a los propios árbitros de la Región se trata.

La inaudita nota de prensa remitida el 6 de enero de 2016, en pleno día festivo de Reyes, en relación al desagradable caso del partido femenino Fuensalida-Femenino Albacete B, histórica por el contenido y momento de la misma, no ha dejado de ser un ataque espontáneo y súbito de transparencia motivado por la enorme repercusión que tuvo el caso.

Pero en eso se quedó, en un ataque improvisado de transparencia que, como casi todo lo que hace la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha, se realizaba para apagar un fuego extendido, no por verdadera convicción informativa, como demuestra tozudamente nuestra bendita Federación. Además, cabe resaltar que quien dio la cara ante los deportes de TVE a nivel nacional fue el delegado de árbitros de Albacete, cuando lo más lógico y normal era que hubiesen sido el presidente o el director técnico del Comité Técnico de Árbitros de Castilla-La Mancha quien diera explicaciones a los medios.

¿Qué pasó del expediente a Vegas Arellano?

Porque, un mes después de jugado aquel partido de infausto recuerdo Fuensalida-Femenino Albacete B el 2 de enero de 2016, todavía el cortijo que dirige el ínclito Sánchez-Molina, llamado Comité Técnico de Árbitros, no ha remitido ninguna nota informativa acerca del expediente que la Vocalía de Disciplina iba a abrir para aclarar todo lo sucedido en aquel encuentro. Y mientras el colegiado de aquella contienda, Vegas Arellano, quedaba suspendido de toda actividad arbitral. Es decir, dicho en palabras del argot futbolístico, lo mandaban a la nevera.

Nada, absolutamente nada, se sabe de lo ocurrido con el colegiado. De la investigación abierta en aquel partido, de la presunta sanción, si la hubo, a Vegas Arellano, de las alegaciones o defensa que este haría en su favor. En fin, transparencia que es lo mínimo que se le debe exigir al Comité que ha de velar por la limpieza en los terrenos de juego de Castilla-La Mancha.

Y ahora un acta incorrecta y un Comité de Competición que sanciona a la carrera

Pero esta semana tenemos un caso gravísimo de confección de un acta que contenía irregularidades manifiestas, como era el de La Gineta-Albacete B, nada menos que en Tercera División. Sólo la denuncia de La Gineta, porque los equipos están perdiendo el miedo a denunciar de una vez por todas, ha motivado que se tenga que actuar ante las falsedades contenidas en un acta que es el documento único y válido para juzgar un partido. Un documento oficial a todas luces, que es del que se vale posteriormente el Comité de Competición para sancionar a los futbolistas.

Pero en este caso el Comité Técnico de Árbitros ha optado por callarse, hacerse el sueco, mirar para otro lado e intentar arreglar el desaguisado por vía interna. Así, se modificó el acta incorrecta el mismo viernes 29 de enero (el partido se jugaba el domingo 24) y obligando al Comité de Competición a notificar una sanción a La Gineta de su jugador Cuevas ese mismo viernes, después de toda una semana en la que el conjunto amarillo ya había preparado su próximo compromiso liguero.

¿Y qué va a pasar con el colegiado que incumplió las mínimas normas de veracidad en un acta documental oficial? Oficialmente, nada. Porque si a López Cava le van a meter en la nevera, solo lo sabrá él y el presidente de los árbitros Fermín Sánchez-Molina, que en este caso y como siempre, no da ninguna explicación, como hacen aquellos que se sienten seguros y aferrados a su cargo después de 20 años dirigiendo dictatorialmente el cotarro.

Transparencia y más información

Los errores se pueden producir, y si al colegiado López Cava se le olvidó la tablet o el portátil para la confección del acta, siendo un hecho que merecerá su correspondiente castigo, lo normal es que se realice un acta de papel, como siempre, y más adelante, se subirá a la web el acta electrónica bien confeccionada. No iba a ser la primera vez que las actas electrónicas aparecieran en la web, horas o días después de celebrarse el partido. Probablemente a López Cava le pudo la presión de la obligación de subir un acta a la web lo antes posible, como están obligados a hacer.

Los errores en las actas electrónicas están a la orden del día. Aquellos que están acostumbrados a ver esa herramienta lo saben. Pero en este caso la categoría en la que se ha producido la estrambótica confección de un acta llena de incorrecciones es lo que ha llamado la atención. Lo que debe hacer el CTA es informar de que los árbitros que cometen esos errores son sancionados debidamente porque si no, lo que ocurre es que todo el mundo mete en el mismo saco a todos los colegiados, cuando la realidad es que la mayoría confeccionan correctamente las actas de los partidos. No se puede adjetivar a todo el colectivo por lo que hace una parte de él.

La Gineta, perjudicado a última hora

En este caso el perjudicado ha sido La Gineta, que ve como en el último momento de la semana su jugador Cuevas cae sancionado, aunque estamos seguros que La Gineta sabía positivamente esa circunstancia, pero claro, es el Comité de Competición el que lo tiene que dirimir.

Como siempre son los clubes los que pagan los platos rotos. La Gineta protestó toda la semana por un acta que no se ajustaba a la realidad (insistimos, único documento que tiene la presunción de veracidad para el Comité de Competición), y nuestro bendito Comité de Árbitros, opaco donde los haya, y el Comité de Competición, esperaron hasta el mismísimo viernes, último día de la semana, para corregir los defectos de forma y fondo que contenía el documento. Absolutamente inaudito, esperpéntico y fuera de lugar ¿Quién sanciona al CTA?

El CTA, un Comité a la espaldas de los clubes

Todo este tipo de cosas, que son más habituales de lo que nos pensamos, deben ser cambiadas en el seno federativo. Esta candidatura cree en la transparencia del Comité Técnico de Árbitros y en la publicación de sus sancionados, al igual que se publican las referentes a clubes, jugadores y entrenadores.

Todo se hubiera solucionado el mismo lunes si el Comité fuera transigente, tuviera hilo directo con los clubes, se hubiera dignado a dialogar con La Gineta y su presidente, Fermín Sánchez-Molina, no tuviera las actitudes dictatoriales con los componentes del comité y con los clubes que viene manteniendo a lo largo de estos 20 años, donde lo primordial es el pago del recibo arbitral por encima de cualquier cosa.

Renovación en el CTA

El CTA necesita una profunda renovación en sus estructuras, que llevan anquilosadas más de 20 años. Se necesita que entre aire fresco y mucha más libertad en un colectivo amedrentado y coaccionado por su presidente que rige con mano férrea un Comité en el que aquél que se mueve… no se le designan partidos.

*Artículo de Juan Pablo Trujillo, candidato a Presidente de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha.

Share Button