Un ataque de entrenador… y una rectificación a tiempo: Albacete 2-1 San Roque de Lepe

Los ataques de entrenador casi nunca salen bien y el estadio Carlos Belmonte estuvo a punto de presenciar otro acto de esta ley no escrita en el fútbol. No obstante, rectificar es de sabios y, finalmente, Luis César Sampedro supo enmendar a tiempo una alineación inicial difícil de entender. Sea como sea, lo cierto es que la victoria del Albacete Balompié ante el San Roque de Lepe (2-1) deja a los manchegos en la cuarta posición, dependiendo de sí mismo para clasificarse para el play off de ascenso a Segunda División.

No sé qué pasará por la cabeza de un entrenador cuando cambia medio equipo en uno de los partidos más importantes de la temporada, en el encuentro en el que una derrota acaba con todo. No sé qué le pasaría por la cabeza a Luis César Sampedro para inventarse la alineación que sacó ante el San Roque de Lepe, un equipo descendido matemáticamente y que por poco logra algo positivo en el Carlos Belmonte.

Vale que un entrenador haga cambios de jugadores. Vale que sorprenda con futbolistas menos habituales en la alineación titular. Pero lo de cambiar de posición a determinados jugadores, eso no lo entenderé nunca. Miguel Núñez de central (es mediocentro), Víctor Curto de delantero centro (no es un 9 puro), Tete de mediapunta (es extremo) o Adriá en la derecha (es zurdo cerrado) son algunas de las modificaciones de Luis César Sampedro: un ataque de entrenador en toda regla.

 
Tete y Adriá, desaparecidos en la primera mitad / Foto: Pilar García

El resultado salta a la vista. Sólo un tiro a puerta en la primera mitad y 0-1 tras el paso por el vestuario. Afortunadamente, el técnico gallego rectificó a tiempo con la entrada de Sergio Molina y Calle. Aunque Núñez siguió en el eje de la zaga, el resto de jugadores volvieron a sus posiciones naturales: Adriá a la izquierda, Tete a la derecha, Curto de enganche y Calle arriba. Cuatro minutos después el Albacete ganaba 2-1.

Tardó en reaccionar, pero al menos lo hizo. Luis César Sampedro sacó un once inicial que nadie entendió (o casi nadie), rectificó a tiempo y, al final, lo único que vale es la cuarta plaza en el play off de ascenso. El ataque de entrenador quedó en anécdota, pero podría haber costado muy caro. Afortunadamente no fue así.

El play off, en sus manos 

Imágenes del partido 

Share Button