Un madridista se quita el sombrero

Lo primero: soy madridista hasta la médula, pero sé reconocer las cosas. Esto no es fácil para mí (por eso voy a escribir poco), pero esta noche me he sentido humillado. No había piedra en la que meterme de bajo… no había nada que hacer, solamente quitarme el sombrero (no literalmente, porque no llevaba).

El Barcelona nos ha pasado por encima, nos ha humillado. El conjunto de Guardiola nos ha arrollado, se ha gustado a costa nuestra. Ha sido, de forma sencilla, infinitamente superior desde el minuto uno al noventa. Nos han ganado en todas las facetas del juego. Ni siquiera hay que buscar excusas (no me vale el penalti de Valdés a Cristiano, clarísimo como todo lo que estoy escribiendo).

No hay que buscar explicaciones: son mejores, pero con mucha diferencia. Xavi e Iniesta han demostrado por qué merecen el Balón de Oro. Todo ha sido perfecto para los barcelonistas. Los madridistas, en cambio, no nos podemos quedar con nada positivo. Si acaso con la diferencia en la clasificación, donde solamente vamos dos puntos por detrás de ellos. Pero eso a mí no me vale. Hay que quitarse el sombrero por el partido que ha hecho el Barça, por mucho que nos duela. Hablar más, sobra.

Share Button