Win or go home… la pasión de los play off de la NBA

NBA Play off Wallpaper

Con la llegada de la primavera florecen los aficionados al basket en este país. Andamos todos un poco agotados por la temporada futbolera y el aire de las gramíneas nos lleva a otro espectáculo deportivo de enorme dimensión: los play offs de la NBA.

Se trata de un formato perfecto que asegura intensidad, justicia deportiva y espectáculo a raudales, y esto ha hecho de los play offs de la NBA algo superlativo. Ya han empezado esas noches de pipas e internet en las que algunos luchamos contra el sueño y el streaming para no perdernos las últimas hazañas de los mejores jugadores de basket del mundo.

Antes de analizar la primera ronda de play offs y dejaros mis vaticinios para las semifinales y finales, permitidme recordaros que ayer se cumplieron 25 años de The Shot, aquella canasta in extremis con finta magistral para recibir el balón de Michael Jordan ante Craig Elho y dar a los Bulls la victoria definitiva en play offs 1ª ronda sobre los Cleveland Cavaliers de entonces (Nance, Harper, Price y Daugherty). ¡Qué viejo me estoy haciendo!

No pintaban bien los play offs de este año con pocos equipos al máximo nivel en temporada regular, un desequilibrio flagrante entre Oeste y Este y muchas estrellas que ni siquiera se clasificaron (Rose, Kobe, Anthony, Pau, Rondo…), pero las eliminatorias de primera ronda han dejado sorprendentemente un sabor a épica y a buen basket casi insultantes. El Win or Go Home (ganar o irse a casa), en referencia a los partidos a cara o cruz que deciden las series al mejor de 7 partidos, está de moda.

En el Este pasaron los Miami Heat, muy fácil 4-0 ante los Charlotte Bobcats de Jordan. Lebron James, Wade y cía están como siempre y no se ven muchos rivales para ellos en su conferencia atlántica. Los Bulls cayeron con estrépito ante Washington Wizards (4-1) en la gran sorpresa de primera ronda aunque la planificación de la plantilla este año ha sido desastrosa, dejando escapar a Bellinelli y Nate Robinson, sin apenas refuerzos. Indiana Pacers sufrió de lo lindo ante Atlanta (4-3) y debió sacar su mejor defensa y al mejor Paul George para doblegar a los Hawks, un equipo de futuro sin una de sus estrellas, Horford. La última eliminatoria nos dejó la victoria de los veteranos Brooklyn Nets ante unos esforzados Toronto Raptors (4-3).

En mi opinión pasarán Miami (con pronóstico 4-1) e Indiana (4-2), que se citarán para una reedición de la final de Conferencia del año pasado en las que Indiana igualó el nivel físico de los Heat y los llevó al límite. Este año los Pacers deben recuperar a Roy Hibbert que ha mostrado un nivel paupérrimo de juego. Los problemas entre los miembros de la plantilla de Indiana este año están pasando factura y no encuentran el camino, aunque ganar a Indiana en su casa siempre será muy difícil… y tienen ventaja de campo.

En el Oeste ha habido un poco de todo y casi todo escandaloso. Cualquier equipo de los que ha perdido habría pasado en el Este. Los Portland Trail Blazers ganaron a Houston Rockets (4-2) en una serie marcada por el nivelazo de Aldridge, ahora mismo el mejor 4 de la Liga, y por la progresión imparable de Damian Lillard que anotó la canasta decisiva sobre la bocina en el sexto partido. El resto de series llegaron al séptimo partido, con remontadas imposibles, un buen paquete de prórrogas, puro espectáculo.

Vamos por partes, que diría Jack el Destripador. Los San Antonio Spurs ganaron a Dallas Mavericks (4-3) de nuestro playmaker Calderón y Nowitzki, con el eterno tridente (Duncan-Parker-Ginobili) rindiendo a toda pastilla. Increíble que estén ahí ya que entre los tres suman más de 100 años. Pero claro los Spurs son un señor equipo, se han reforzado bien (Bellinelli) y tienen al mejor entrenador de la NBA, aunque también el más borde, Greg Popovich. Los Angeles Clippers dejaron fuera (4-3) a los alegres Golden State Warriors de Stephen Curry en una serie en la que se habló mucho del racismo del propietario de los Clippers, Donald Sterling. Quizás haya llegado la hora de este equipo, que cuenta con un buen par de jugones, Paul y Crawford, y dos bestias de la naturaleza, Jordan y Griffin. En la última serie Oklahoma City Thunder eliminó a los Memphis Grizzlies de Marc Gasol por 4-3 en una sucesión de batallas encomiables con 4 prórrogas consecutivas en otros tantos partidos, algo insólito. Nuestro Marc, que se fajó durante toda la serie y en el último partido estuvo más bien sólo ante el peligro, tras la sanción de Zac Randolph. Westbrook y Durant, recién nombrado MVP, están cuestionados pero esta vez han sacado la casta y la calidad que atesoran.

Las semifinales del Oeste no tienen color claro y auguran espectáculo del bueno, por lo que pronostico que las dos llegarán al séptimo. Yo veo una final apasionante entre San Antonio y Oklahoma.

Un consejo, aunque os guste mucho, no lo hagáis todos los días o no llegaréis al final… me refiero a lo de ver el amanecer a diario por esta locura de la NBA.

Share Button