El BSR Amiab Albacete visita al CD Ilunion en la última jornada de la primera vuelta

BSR Amiab Albacete

BSR Amiab Albacete y CD Ilunion se miden este domingo, a las 12:30 horas en el Pabellón Canal de Isabel II de Madrid. Los dos conjuntos que partían como grandes favoritos al título de Liga van a enfrentar sus fuerzas en la última jornada de la primera vuelta. Los madrileños, que juegan como locales, llegan tras siete partidos de los que han ganado 5 y perdido 2. Los manchegos, campeones actuales de la Liga española, han jugado 8 partidos, con 5 victorias y 3 derrotas.

Los números de ambos dejan claro que no están haciendo su mejor tramo inicial de la temporada y que han perdido más partidos de los esperados a estas alturas de la competición. Ninguno está siendo tan fiable como cabría esperar y más allá de que los equipos se refuerzan y cada año hay más igualdad, lo cierto es que tampoco han estado al nivel esperado en algunos partidos.

Los manchegos llegan a este encuentro después de haber ganado al colista Fundación Vital Zuzenak, que hizo olvidar un poco la serie de tres derrotas seguidas que acumulaba la plantilla entrenada por Artacho.

El CD Ilunion ganó en su última salida a Gran Canaria. Antes, otras dos victorias ante Zuzenak e Iberconsa, pero venía de perder dos partidos seguidos contra Mideba y después contra Bidaideak.

Destacar que precisamente estos dos equipos, Mideba y Bidaideak, son los que han ganado también a los albaceteños, por tanto se puede hablar casi de ‘vidas paralelas’.

Hablar del CD Ilunion es hacerlo de todo un equipazo, con excelente plantilla, jugadores de gran nivel, buen bloque, equipo técnico y una entidad deportiva excelente. Ahí están jugadores del nivel de Pablo Zarzuela, su hermano Alejandro, Bill Brian Latham, Bywater, Diallo, Stix, Sánchez Lara, etc.

El partido pondrá a prueba a dos grandes plantillas y puede dar o no serenidad al que gane para acabar la primera vuelta y marcharse de vacaciones con cierta tranquilidad. Son grandes plantillas con excelentes jugadores y quizá por ello las derrotas las encajan peor y les cuesta más volver a la senda de la confianza.

Share Button